Y además nos mandaron a la Policía… | LaFerropedia

1983 // FOTO DE TIEMPO ARGENTINO

Y además nos mandaron a la Policía…

Ferro no ganó más campeonatos en los 80s porque los árbitros se empeñaron en evitarlo una y otra vez. Entre los robos más groseros hubo uno protagonizado por Carlos Espósito, entonces juez internacional, que expulsó a cinco jugadores nuestros cuando el equipo, puntero del Metropolitano 1983, le ganaba al tercero, San Lorenzo, como visitante. Ese partido, por la fecha 21, se jugó en cancha de Vélez y el resultado final fue una derrota por 2 a 1. La tarde terminó como lo muestra esta foto del diario Tiempo Argentino: Carlos  Griguol, que también se fue expulsado, parece resignado junto a su ayudante de campo, Carlos Aimar, acompañados por un directivo (de apellido Reggi) y escoltados por dos policías federales.

Los jugadores de Ferro cometieron un error. Para esa jornada, se había anunciado que los árbitros empezarían a echar a quienes  se les arremolinaran: «tumulto», era la figura de la que se hablaba entonces. El propio Timoteo se los había advertido en la semana. También es cierto que, unos minutos antes, los de San Lorenzo habían rodeado igual a Espósito -por un gol correctamente anulado por posición adelantada- y nadie vio la tarjeta roja.

El primer expulsado de Ferro fue Jorge Brandoni, que le cometió una falta al Toti Iglesias. Sus compañeros consideraron excesiva la sanción y reaccionaron. Ahí se descontroló todo: el Ciruja Garré y Adolfino Cañete no terminaron de quejarse que Espósito ya los había echado, mientras Griguol se los quería comer crudos y entre Víctor Marchesini -que había abierto el marcador- y el arquero Eduardo Basigalup trataban de calmarlo. El partido siguió, pero al rato salió Carlitos Arregui por un codazo a Rubén Insúa. Con cuatro jugadores menos, San Lorenzo sí pudo empatar y darlo vuelta.

Se fueron al vestuario y la cancha de Vélez, paradójicamente, era un hervidero. Pero el partido no tenía ya mucho sentido… Iniciado el segundo tiempo, el Misionero Noremberg forzó la última expulsión al tomar de la camiseta a Rubens Navarro y Espositó decretó la suspensión.

El Gráfico entrevistó en ese vestuario al presidente de club, Santiago Leyden. Dijo: «Me molesta la falta de equidad. Si el partido era entre dos equipos grandes, seguro que no había tanta tarjeta roja». El plantel se subió al micro sin hacer declaraciones y rodeado por la Policía.

Diezmado, Ferro estuvo después 3 partidos sin poder ganar.

Fuentes

Archivo General de la Nación, colección Tiempo Argentino; El Gráfico 3340

LaFerropedia


LaFerropedia@gmail.com