Crocco, la quinta velocidad de Ferro campeón | LaFerropedia

1978

Crocco, la quinta velocidad de Ferro campeón

Claudio Crocco es parte de un grupo de jugadores que las vivió todas en Ferro. Como el Burro Rocchia, el Cabezón Cuper o el Ciruja Garré, debutó en la A de los años 70s, se fue a la B, salió campeón -como dice la canción- y jugó la Copa Libertadores en los 80s. Su arma secreta: una habilidad endemoniada a pura velocidad.

Le decían Titi. Pero Carmelo Faraone, el técnico del ascenso, lo bautizó Papelito. Crocco, efectivamente, medía 1,71 y era liviano, por eso podía meter unos piques tremendos. Pero además perdía 3 o 4 kilos por partido. Con la llegada del Maestro Timoteo y del Profe Bonini, mejoró la alimentación, se sometió a sistemas de entrenamiento más modernos y se convirtió en la llave de ataque por el carril derecho.

El Mudo Aleva lo retrató, ya sin remera, la tarde del histórico 3-2 con Los Andes que devolvió a Ferro al lugar que le corresponde en la Primera División. Crocco integró esa delantera con Rubén Rota del otro lado y Julio Apariente en el medio. El 22 de octubre de 1978, hizo el gol de la victoria a los 10 minutos del segundo tiempo de un partido que se presentó muy difícil, gracias a un pase pitagórico de la Chancha Arregui y a un mano a mano definido como se debe en un momento crucial.

En ese torneo, Titi Crocco anotó 11 goles: su mejor registro en el club. En el Nacional 82, el de la primera estrella, hizo 3. Y en la Copa Libertadores de año siguiente anotó el gol contra Colo Colo que significó el primer triunfo internacional oficial del club.

En el Nacional 84 jugó unos pocos partidos y se fue a préstamo a la Universidad de Chile, con muchas lesiones y poco éxito. Volvió y pasó por Platense, Unión (Santa Fe) y Deportivo Italiano. Siempre callado, de perfil bajo, lleva varios años como profe de fútbol en el Club Italiano.

Crocco había llegado a Ferro a los 12 años. Nacido en Liniers, nunca ocultó que era hincha de Vélez. En una entrevista que le hizo Crónica el día del ascenso, dijo: “Lo que más me gusta es el desborde y el centro“.

LaFerropedia


LaFerropedia@gmail.com